Un cohete impactó contra el complejo militar que alberga tropas de EEUU en el norte de Irak

Otros dos misiles impactaron en zonas residenciales cercanas al aeropuerto de Erbil. Al menos dos civiles resultaron heridos.

Cristales rotos en el edificio de Bright Castle Motors tras el disparo de cohetes cerca del aeropuerto de Erbil

Tras el ataque, las fuerzas de seguridad se desplegaron alrededor del aeropuerto y se escucharon helicópteros en los alrededores de la ciudad.

No hubo una reivindicación inmediata de la autoría, aunque algunos canales de propaganda proiraníes fueron los primeros en informar sobre el ataque.

Sitios militares y diplomáticos occidentales han sido atacados por docenas de cohetes y ataques con bombas desde el otoño de 2019.La gran mayoría han golpeado Bagdad, capital iraquí, aunque las fuerzas iraníes dispararon misiles contra el aeropuerto de Erbil en enero de 2020, unos días después del ataque con drones de Estados Unidos en el que murió el general iraní Qassem Soleimani.

Desde entonces, las andanadas de cohetes han golpeado regularmente la embajada de Estados Unidos en Bagdad, y tanto los funcionarios estadounidenses como los iraquíes culpan a las facciones proiraníes de línea dura, como Kataeb Hezbollah y Asaib Ahl al-Haq.

Esos grupos se oponen a la coalición liderada por Estados Unidos, que tiene su base en Irak desde 2014 para ayudar a las fuerzas locales a luchar contra el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

La embajada de EEUU en Bagdad ha sido objeto de varios ataques con cohetes

Con ISIS en gran parte derrotado, la coalición se ha reducido a menos de 3.500 efectivos en total, 2.500 de los cuales son tropas estadounidenses. La mayoría están concentrados en el complejo militar del aeropuerto de Erbil.

Pero incluso cuando la coalición retiró más fuerzas, los ataques con cohetes continuaron, para la creciente frustración de Washington. En octubre, Estados Unidos amenazó con cerrar su embajada en Bagdad si no cesaban los ataques.

El gobierno iraquí facilitó una tregua indefinida con los grupos más extremistas y los ataques con cohetes prácticamente han cesado. No obstante, ha habido violaciones, la más reciente de las cuales fue una lluvia de cohetes dirigida a la embajada estadounidense el pasado 20 de diciembre.

Fuente: El Tribuno