Siguen las disputas dentro del radicalismo

El radicalismo vive días turbulentos. Luego de pasar de una sensación de triunfo que lo podía llegar a disputar el poder dentro de Juntos por el Cambio, hoy dos de los máximos referentes del partido tuvieron que ser separados por otros correligionarios porque estuvieron a punto de tomarse a golpe de puños.

Luego de conocida la ruptura del bloque de la Unión Cívica Radical en la Cámara de Diputados y la conformación de un nuevo bloque de 12 diputados de la UCR que responde a Martín Lousteau, el presidente del partido, Alfredo Cornejo, molesto con la decisión citó a varios dirigentes para conversar sobre la conformación del nuevo grupo de legisladores.

“Estaban citados los gobernadores, Lousteau y la mesa chica pero la reunión duró 5 minutos porque se iban a agarrar a trompadas. Gerardo Morales le recriminó romper el bloque y, además lo acusó de mandar a la barra de Chicago el viernes pasado al comité nacional para romper la elección de la Juventud Radical. La discusión se puso tensa y Morales rompió un vaso contra la mesa y Lousteau se fue”, contó a Infobae una fuente presencial del encuentro.

Morales “llegó muy violento y prepotente rodeado de Angel Rozas y dirigentes correntinos. Cornejo arrancó la reunión, Morales lo interrumpió y habló como quince minutos cuestionando el armado de otro bloque radical y diciendo que iba a pedir una declaración del partido. Morales lo acusó de que estaban jugando para Horacio Rodríguez Larreta”. En ese momento aseguran que el senador perdió la calma y le respondió: “vos venir a decir eso, que fuiste el más macrista los cuatro años del gobierno y hace dos que apoyas a Alberto Fernández y le votan todo en el Congreso”, lo que generó el alboroto que hizo que terminara la reunión.

Fuente: Infobae