Se retira Fernando Gago

Tras 16 años de carrera en la élite y cinco lesiones de larga duración, el ex jugador de Real Madrid, Valencia o Boca Juniors se retira del fútbol profesional.

Fernando Gago deja el fútbol profesional a los 34 años. El que hasta hoy era jugador de Vélez Sarfield ha decidido dejar el deporte que lleva disfrutando (y sufriendo) al más alto nivel durante los últimos 16 años. La noticia se ha filtrado a lo largo del día y ha sido el director deportivo del club, Pablo Cavallero, el que ha confirmado en Closs Continental que el mediocampista ha decidido dar un paso al costado.

«Perdimos a un jugador muy importante. Es una decisión tomada, pero estaría bueno que nos acompañe en el día a día sin competir. Lo vamos a invitar como lo hicimos en su momento y que nos acompañe hasta diciembre», comentó el directivo en la emisora.

La carrera de Gago le ha llevado por algunos de los mejores clubs del mundo. Se formó y debutó en Boca Juniors, y desde sus primeros partidos llamó la atención de los grandes de EuropaLo fichó el Real Madrid con 20 años por 18 millones de euros. Llegó junto a Gonzalo Higuaín, en un doble fichaje de gran repercusión. Sin embargo, en el conjunto blanco nunca encontró su sitio.

Tras una cesión en la Roma poco fructífera, lo incorporó el Valencia. Sin embargo, tampoco consiguió adaptarse al conjunto ché y acabó volviendo a Argentina. Lo firmó Vélez en calidad de cedido y, cuando se acabó el contrato, Boca decidió recuperarlo. En su segunda etapa en el Xeneize volvió a encontrar su mejor fútbol. Ha pasado sus últimos meses como futbolista en Vélez, aunque prácticamente no ha jugado debido a las lesiones.

Los problemas físicos han sido el principal hándicap todo su carrera. Ha sufrido tres roturas del tendón de Aquiles y dos roturas de ligamento cruzado anterior. En total han sido más de 1.000 días de baja por lesiones de larga duración, y habría que sumar a parte los problemas musculares, especialmente durante su segunda etapa en Boca.

Sin embargo, el recuerdo que quedará de Gago es el de un amante del fútbol capaz de manejar un equipo entero si estaba cómodo. Sus primeros años en Boca era recurrente la comparación con Fernando Redondo y, aunque no consiguió cumplir con las expectativas, ha demostrado entender el juego como pocos. También se recordará su lucha interminable contra las lesiones. «Dejame jugar», le pedía desesperadamente al médico de la selección argentina tras lesionarse el ligamento cruzado durante un partido. Un guerrero del fútbol.

Fuente: Diario AS Argentina