Mexico no descansa con las catástrofes. Un fuerte sismo de magnitud 7,1 volvió a sacudir la ciudad y el sur del país.

El movimiento telúrico causo destrozos y pánico en la capital mexicana. Muchas personas salieron de sus viviendas atermorizados. 

Un sismo de magnitud 7,1 con un epicentro muy cercano al balneario de Acapulco sacudió este martes el centro y sur de México, sin que hasta el momento se reporte pérdida de vidas humanas.

El temblor se produjo a las 20.47 hora local (01.47 GMT), con origen a 11 kilómetros al suroeste de Acapulco, en el sureño estado de Guerrero, indicó del Servicio Sismológico Nacional, que en un reporte preliminar había dado una magnitud de 6,9.

En declaraciones a Milenio TV, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, afirmó que el sismo se “sintió muy fuerte” y la gente está “bastante alarmada”.

Pero indicó que por el momento no hay reportes «de gravedad» y pidió a la ciudadanía tener «cuidado» por las posibles réplicas.

Asimismo, el Centro de Alerta de Tsunamis de la Secretaría de Marina notificó que no se espera la generación de un tsunami en la zona costera.

El terremoto activó la alerta sísmica en la Ciudad de México, donde miles de personas salieron de casas y edificios como medida de seguridad y prevención, y donde en varios barrios se han producido cortes de electricidad.

El sismo de esta noche ocurrió en la misma fecha en la que hace cuatro años -el 7 de septiembre de 2017- se registró un terremoto de magnitud 8,2 el cual tuvo su epicentro en el Golfo de Tehuantepec y afectó principalmente los estados de Oaxaca y Chiapas, donde 98 personas perdieron la vida.

Fuente: El Tribuno