Más de 28 kilómetros de autopista hasta El Carril y unos $14 mil millones: las claves de la nueva ruta 68

 

Días atrás, tras una reunión que mantuvo el gobernador Gustavo Sáenz con el administrador general de la Dirección Nacional de Vialidad, Gustavo Arrieta, se anunció que en junio se licitarían las obras de la nueva ruta nacional 68.

La noticia generó enorme expectativa, pues se trata de una autopista que extendería la actual línea de la Circunvalación Oeste hasta el El Carril con una nueva trayectoria de cerca de 28 kilómetros. La ruta 68 es un estratégico corredor vial del área metropolitana, el Valle de Lerma y los Valles Calchaquíes, que presenta múltiples problemas para la circulación y al que las lluvias convierten en un verdadero río con serias implicancias en la seguridad vial.

La autopista se considera una solución de fondo, junto a un canal pluvial que la complementaría entre los ríos Ancho y Rosario, para solucionar los recurrentes anegamientos.

Según estimaciones oficiales, se necesitarían unos 14.000 millones de pesos para ejecutar las distintas etapas de la autopista y otros 26 millones de dólares para el canal pluvial complementario que será financiado por la Secretaría de Recursos Hídricos de Nación.

Áreas técnicas de Vialidad nacional avanzaron en los últimos meses con el proyecto que se licitaría en los próximos meses y ya trabajan con organismos competentes sobre la disposición de las tierras que ocuparía la autopista.

De acuerdo con las planimetrías, la primera etapa, de poco más de 28 kilómetros, prevé dos calzadas, de doble carril por cada sentido de circulación, divididas por un separador central de 16 metros.

El ancho de la zona de camino iría desde los 120 hasta los 150 metros en la zona de los dos retornos. En todo el proyecto se respetaría una separación de 8,5 metros entre el borde externo de las colectoras y el alambrado de seguridad.

La primera etapa, contempla entre las rutas provinciales 24 (final de la Circunvalación Oeste) y 33 (que lleva a Cachi) una autopista con control total de accesos y una velocidad directriz máxima de 130 kilómetros por hora. Desde ese nudo de El Carril hasta su encuentro con la actual ruta 68, en Chivilme, están proyectados otros 7 kilómetros con calzada indivisa y una velocidad de diseño de 120 kilómetros por hora.

La obra a licitarse tiene proyectados varios puentes y distribuidores a distinto nivel en los cruces de cuatro rutas provinciales y las vías del ramal ferroviario C14.

En los estudios de napa que se llevaron adelante con perforaciones no se detectaron niveles freáticos en las profundidades de los suelos que serían intervenidos con la traza.

En diferentes tramos la autopista concordará con red de gas de alta presión que abastece a los secaderos de tabaco del Valle de Lerma. En base a información suministrada por Gasnor, en la planimetría se indicaron los puntos de interferencias para su protección. También se prevé la renunciación de algunas líneas eléctricas de baja tensión.

El punto de partida

La traza de la autopista partirá desde la rotonda que actualmente marca el final de la Circunvalación Oeste sobre la ruta provincial 24 (más conocida como camino a Colón) a 1,6 kilómetros al oeste del área urbana de Cerrillos y a 13,5 kilómetros de Campo Quijano. La zona presenta una baja densidad urbana, pero en expansión desde la localidad de Cerrillos.

En el sector de la rotonda se ejecutará un nuevo distribuidor con pasos elevados, un rulo de 60 metros de diámetro interno y radios de 100 metros en los empalmes y ramas colectoras para garantizar accesos controlados a las vías de la autopista. Estas se diseñaron con velocidades directrices de 110 kilómetros por hora en el carril derecho y de 130 km/h en el izquierdo.

Desde ese punto los primeros tres kilómetros de la autopista discurrirán hacia el sudoeste, para cruzar la ruta provincial 87 y atravesar por el flanco oeste del camino de Las Blancas, ruta provincial 23, que conecta a las localidades de Cerrillos y Rosario de Lerma.

Nudo cerrillano

En el nudo de la ruta provincial 23, proyectado a 3,2 kilómetros al oeste del núcleo urbano de Cerrillos y a 8 kilómetros al este de Rosario de Lerma, están previstos dos puentes para el cruce sobre nivel de las vías de la autopista, cuatro ramas para las correspondientes colectoras y una rotonda circular con un radio interno de 50 metros.

En ese sector la ruta provincial 23 presenta actualmente flujos medios de 7.370 vehículos por día, con picos de hasta 626 por hora.

Desde ese punto la autopista enfilará en dirección sudeste, cruzará con sus vías elevadas las líneas férreas del ramal C-14 y unos tres kilómetros más adelante atravesará la ruta provincial 22, a unos pocos cientos de metros de La Merced.

Ingreso a La Merced

En la intersección de la ruta 22 está proyectado un distribuidor con forma de diamante. La ruta 22 es hoy un camino enripiado que se extiende de este a oeste, a la altura del actual acceso norte de La Merced, y que vincula a esa localidad con la ruta 23 a través de las fincas tabacaleras localizadas en la zona del denominado camino vallisto.

Desde el distribuidor mercedeño la autopista enfilará hacia La Florida, nudo desde el cual correrá paralela a la actual línea de la ruta 68 hasta el área suburbana de El Carril. De esa forma la infraestructura vial y los puentes existentes sobre los ríos Rosario y Pulares se integrarán al proyecto por licitarse, que en esa complicada sección de cauces sumará dos puentes adicionales, además de demandar fuertes trabajos en bases, alteos, taludes, defensas y obras complementarias.

El nudo de El Carril

Las nuevas vías cruzarán la ruta 33 (otro estratégico corredor turístico de los Valles Calchaquíes) sobre el lado oeste de El Carril, a solo 500 metros de su área poblada y a unos 5 kilómetros del ingreso a Chicoana. En ese sector la ruta 33 tiene flujos medios diarios de más de 1.500 vehículos.

En el distribuidor de El Carril finalizará la primera etapa de la autopista. Hacia el sur se ejecutará una calzada de 7,30 metros de ancho sobre un nuevo recorrido que atravesará el río Chicoana y el costado oeste de finca Las Moras hasta Chivilme.

En ese punto empalmará con la actual traza de la ruta nacional 68, pocos kilómetros antes de Viñaco. A esa calzada única, en una segunda etapa, se agregará otra de similares dimensiones. De esa forma, la auto pista sumaría otros 7 kilómetros en su trayecto hacia Coronel Moldes.

Fuente: El Tribuno