Los tres fabricantes de neumáticos del país suspendieron sus operaciones

Bridgestone, Pirelli y Fate paralizaron sus plantas y peligra la provisión a las automotrices; el futuro de la producción local dependerá de lo que suceda este lunes en una audiencia en el Ministerio de Trabajo

Lo que se temía, luego de cinco meses de un conflicto gremial que parece no tener fin, se hizo realidad: las tres empresas que fabrican neumáticos en el país suspendieron su producción por completo, lo que pone en riesgo a su vez las operaciones de las automotrices que son provistas por ellas.

La primera en anunciarlo fue la multinacional Bridgestone, que comunicó el sábado que suspendía sus actividades, debido a que le resultaba imposible continuar con sus operaciones a causa del bloqueo y demás medidas de fuerza que lleva a cabo desde hace meses el Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (Sutna).

Pocas horas después, siguieron sus pasos y decidieron paralizar la fabricación de neumáticos la otra multinacional, Pirelli, y la nacional Fate, también agobiadas por la escalada de la conflictividad, que esta semana incluyó un paro declarado por el Sutna hasta nuevo aviso y la toma de una sede del Ministerio de Trabajo por parte de este gremio.

Consultado por esta cuestión, Javier Madanes Quintanilla, dueño de Fate, comentó a LA NACION que la situación se volvió insostenible dado que Alejandro Crespo, secretario general del Sutna, “se colocó a sí mismo en una situación sin salida”. Además, respecto de la audiencia de este lunes a las 11, a la que fueron citadas las partes por el Ministerio de Trabajo, el empresario dijo: “Lo que ocurra ahí será muy importante no solo para el sector, sino para ver cómo se seguirá adelante con la gestión”.

En tanto, Bridgestone, que ya venía afirmando junto con sus pares que desde el comienzo del conflicto la productividad había caído al 40%, señaló en su comunicado del sábado que, como resultado de ello, “ha decidido cerrar temporalmente todas las operaciones en Argentina” para “proteger” a los integrantes de su equipo y “garantizar la integridad” de su propiedad.

El mismo día en que Bridgestone suspendió todas sus actividades a nivel nacional, Pirelli también emitió un comunicado en el que le dio un ultimátum al Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna), al que acusó de llevar adelante un bloqueo en su planta. Ayer por la tarde, LA NACION quiso saber si había alguna otra novedad por parte de esa empresa, pero hasta el momento no agregaron nada más a lo mencionado.

En tanto, empezaron a encenderse todas las alarmas en las automotrices, que dependen en gran parte de la provisión de neumáticos que les hacen Bridgestone, Pirelli y Fate. En algunas, la situación ya es más que crítica. “Si no se libera el bloqueo sólo tenemos neumáticos para el primer turno de producción de hoy. En el turno tarde se pararía la producción”, comentaron a LA NACION en una importante automotriz.

Según relató la fuente de la industria automotriz, su empresa no sería la única en apuros. “Hay otras que directamente ya pararán desde mañana [por hoy]”, remarcó.

En otra automotriz señalaron que esta semana no tendrán problemas, pero que en estos días se enterarán hasta cuándo podrán estar tranquilos. “Mañana [por hoy] voy a analizar bien lo que tenemos en planta y recién ahí voy a poder determinar hasta cuándo estamos cubiertos”, afirmó el directivo.

En este contexto, y tras los acontecimientos de esta semana, el Ministerio de Trabajo citó al Sutna a una reunión este lunes a las 11, “con el objetivo de continuar las negociaciones paritarias correspondientes al período 2021″. Además, efectuó una denuncia judicial contra el secretario general del gremio, Alejandro Crespo, por el acampe y la toma en esa cartera.

Hay que recordar que desde que se inició el conflicto ya han fracasado 20 audiencias de conciliación. El conflicto siempre se trabó en el mismo punto: el sindicato liderado por Crespo reclama que las horas trabajadas en días de fin de semana se paguen 200% más que las de los días de la semana, mientras que las empresas argumentan que si aceptaran eso tendrían un aumento de costos del 15%, algo que les restaría competitividad.

Por su parte, a lo largo del conflicto que escaló durante los últimos meses, Crespo se quejó de que “el Ministerio de Trabajo lo único que hizo fue estar cuarto intermedio tras cuarto intermedio”. Asimismo, apuntó contra los empresarios y sostuvo que la alta rentabilidad de la que gozan no se ve reflejada en los salarios de los trabajadores.

“Recordemos que desde mayo para acá les han dado a las empresas los dólares a precio oficial para que compren materia prima. Ellos llenaron de materia prima los depósitos y ahora mantienen un conflicto con los trabajadores por un pedido paritario, cuando la mano de obra es de $1000 pesos por cubierta y se venden entre $70.000 y $100.000 las cubiertas medianas; mientras que las de tractor, a cerca de 1 millón de pesos”, enfatizó Crespo.

Asimismo, en sus críticas al Ministerio de Trabajo, Crespo sumó su repudio a las expresiones del economista y diputado nacional José Luis Espert, que a través de su cuenta de Twitter había pedido “cárcel o bala” para los gremialistas del Sutna. Y había agregado poco después: “Sindicato que cierra empresas, pierde la personería gremial”.

Sobre estas expresiones en particular, también se expidió Fate, que repudió las declaraciones de Espert. En la empresa puntualizaron que más allá de mantener una diferencia pública desde hace casi cinco meses con el Sutna, no comparten los dichos de Espert ya que “no aportan nada a la solución del conflicto y generan una violencia innecesaria”.

Fuente: LN+