Los «ni-ni» salteños cada vez son más

Tres de cada diez jóvenes de entre 20 a 24 años no terminaron el secundario.La tasa de desocupación en ese rango etario es del 25%. Unos 35 mil ya tienen hijos.

La semana pasada la avenida Arenales, estuvo plagada de interminables filas de miles jóvenes que fueron a inscribirse para intentar ingresar al Ejército. Esa es una muestra del desesperante escenario que enfrenta una población cada vez más relegada y con menos oportunidades. Más de cuatro mil varones y mujeres que estuvieron en las colas lograron anotarse para la convocatoria, pero no más de 230 serán finalmente admitidos.

El gran interés para formar parte del organismo de defensa no tiene que ver, en su gran mayoría, con una repentina vocación colectiva para ser soldado u oficial sino con la búsqueda de una de las pocas alternativas que quedan para tener cierta estabilidad laboral, más allá de los sacrificios que implica hacer una carrera en la fuerza.

Por medio de la base de datos de la Encuesta Permanente de Hogares que realiza el Indec se puede tener una visión más clara del panorama de los jóvenes que no estudian ni trabajan en Salta. Son los denominados «ni-ni», sin querer utilizar ese término de manera despectiva, más bien todo lo contrario, para llamar la atención sobre un colectivo desamparado y del que poco hablan quienes se encargan de diagramar y ejecutar políticas públicas.

La información del Indec da cuenta que tres de cada diez salteños de entre 20 a 24 años no terminó la secundaria, según pudo desglosar El Tribuno del relevamiento realizado por el instituto de estadísticas en el segundo trimestre del año pasado (el último publicado) en la capital provincial y municipios colindantes.

En ese rango etario en el aglomerado de Salta viven cerca de 54 mil jóvenes. El 33% tiene los estudios secundarios incompletos y el 39%, poco más de 20 mil personas, están cursando o comenzaron y dejaron la educación terciaria o universitaria. Solo 800 concluyeron sus estudios superiores.

Los datos de educación son similares a los que se presentan a nivel nacional. Un estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA (Universidad Católica) reveló en 2018 que el 29% de los jóvenes de entre 18 a 29 años no terminaron la secundaria y el 27% tampoco concluyó sus estudios terciarios o universitarios.

Mercado laboral

Unos 18 mil jóvenes entre 20 a 24 años de la capital salteña y alrededores, el 33% de total, tienen un trabajo. Si se tiene en cuenta la denominada población activa (es decir los que expresan deseo de trabajar), en ese grupo la tasa de desocupación es del 25%. A nivel general, el índice de desocupados en Salta durante el segundo trimestre de 2020 fue del 14%.

De las personas de hasta 24 años en la capital que trabajan o buscan trabajo, 35 mil tienen hijos, de acuerdo a la encuesta del Indec.

Desigualdad

La inequidad en el acceso a oportunidades laborales para las mujeres de entre 18 hasta 24 años no varía de los indicadores generales. En esa franja, unas 7.500 jóvenes tienen trabajo en Salta, mientras que los varones ocupados de la misma edad son poco más de 15.400.

La tendencia se mantiene en todas las edades. Hasta los 29 años, las mujeres ocupadas son 19.300, mientras que los varones llegan a los 30.500.

Estigma

Un reciente estudio del sociólogo e investigador del Conicet Gonzalo Assusa advierte sobre el errado diagnóstico sobre los jóvenes «ni-ni», a quienes se los suele etiquetar como que pasan tiempo «sin hacer nada». Contó que en el país el 35% busca activamente trabajo y no lo encuentra, el 56% son mujeres, el 78% pertenece a los sectores de más bajos de ingresos económicos, más del 21% vive en pareja y cerca del 65% no tiene cobertura médica.

Fuente: El tribuno