Los gimnasios de Salta se adaptaron a la nueva realidad pero piden que no hayan más restricciones

Las nuevas limitaciones que impulsa el Gobierno nacional no los “tocarían de lleno” pero si llegaran a aumentar el sector lo sentiría de lleno ya que está “al limite”.

Dentro de las medidas que está analizando el Gobierno nacional para atenuar el aumento de casos de coronavirus ante una “segunda ola”, es la posibilidad de implementar restricciones en la circulación a partir de las 22 horas. La pandemia de coronavirus y la cuarentena se convirtieron para el sector de los gimnasios en una carga difícil de sobrellevar, donde muchos terminaron cerrando o endeudados.

Los gimnasios sufrieron una larga cuarentena y cuando volvieron a la actividad lo hicieron con fuertes restricciones. Maximiliano Kripper de la Cámara de Gimnasios, expresó que nuevas limitaciones que podrían implementarse ante el aumento de casos «no los afectaría» ya que el protocolo que ellos manejan les permite trabajar hasta las 22.

“No habría ningún tipo de problema si se aplica esa restricción”, expresó el referente salteño. Sin embargo, desde el sector ya están abriendo el paraguas a nivel nacional. Junto a las federaciones argentinas de gimnasios y con la Cámara de Diputados están trabajando para declarar a la actividad física como esencial. «Consideramos que la actividad física controlada dentro de un gimnasio son totalmente beneficiosas para la salud», añadió. 

Maximiliano Kripper afirmó que las nuevas restricciones no los “tocarían de lleno” pero si aumentan las limitaciones el sector estaría “al limite” ya que durante los primeros meses del año se pudieron acomodar a esta nueva normalidad aún siguen “limitados” en la cantidad de gente que pueden atender por metros cuadrados.

“Recién en febrero y marzo hemos vuelto a una nueva normalidad que nos da un margen de ganancia, sumado a que la gente ya se animó a volver a los gimnasios y hay un cierto ritmo de personas. Volver a restricciones sería matarnos y ahogarnos. El año pasado estuvimos seis meses sin trabajar y muchísimos tienen secuelas de esa época, han quedado con deudas. Tocarnos lo que conseguimos nos haría muy mal”, remarcó el representante de la Cámara de Gimnasios.

Maximiliano Kripper comentó que es necesaria una ley que lo diga que la actividad física es esencial para no tener que cerrar si es que las restricciones avanzan. “Ya tenemos experiencia cuando se abrieron los gimnasio no cambio en nada la curva de contagios”, añadió.

El referente local aseguró que el sector tiene tres puntos a favor. Primero: los protocolos se cumplen y están bien aplicados por eso no hay una gran cantidad de contagios dentro de los gimnasios. Segundo: la persona que tiene cierto grado de actividad física no necesita del sistema de salud por lo que no ayudaría a saturar el sistema sanitario. Tercero: en Argentina menos del 10 por ciento de la población va hacer gimnasia entonces al cerrar la circulación no habría un gran cambio ya que el rubro solo mueve un 2% de gente.

“Hemos encontrado el punto donde sirve, que es rentable la actividad y donde nuestro rubro se adapta. En este momento nos sirve y nos da una cierta tranquilidad de tener los gimnasios abiertos de esta manera. Obviamente antes era mejor pero no sabemos si volveremos a estar así en algún momento. Por ahora sabemos que este año también vamos a estar complicado. Esto nos va a dejar una enseñanza y es que hay que adaptase, es lo que nos queda”, finalizó Maximiliano Kripper.

Fuente: El Tribuno