Jefe policial maltrató verbalmente y detuvo a una niña de 10 años por no llevar barbijo

IGNORARON TODAS LAS CONVENCIONES DE DERECHOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES.

El colmo de los procedimientos policiales abusivos se acaba de dar esta tarde de viernes en Santiago del Estero cuando la policía detuvo a una nena de tan sólo diez años que no llevaba puesto el barbijo, no conforme con ello, en la comisaría le tomaron fotos como si fuera una delincuente.

Por lo sucedido no sólo merece la remoción de las autoridades de la comisaría a cargo del procedimiento que quebró todas las disposiciones y tratados internacionales para proteger la integridad de niños, niñas y adolescentes a las que adhiere Argentina, por este tipo de acciones el Gobierno santiagueño debe actuar en su área de Seguridad, DDHH e institución policial.

Los medios locales se hicieron eco de modo inmediato ante lo ocurrido a Érika de 10 años de edad cuando al acompañar a Brea Pozo, a su prima mayor de edad, la pequeña olvidó ponerse el tapabocas.

Por esto, en la calle al verla sin barbijo, el jefe de la comisaría del pueblo, identificado como Adrián Argañaraz, la maltrató verbalmente, lo que provocó la intimidación de la niña y la angustia emocional ante la violencia inusitada de este adulto uniformado. Luego, una policía mujer la detuvo a la menor y la llevó sin conocimiento de su progenitora a las instalaciones policiales, donde luego fue retirada por su madre que la vio privada de libertad, como si hubiere cometido una falta grave y/o delito, la nena.
Casi una hora estuvo detenida arbitrariamente Érika, tiempo en el que fue obligada a firmar un acta contravencional, lo que agrava aún más el procedimiento represivo contra una infante.
«Diez años tiene mi niña, traumada de por vida, firmando su libertad. Ni los oficiales se encontraban ahí podían cree lo que hacía el Jefe, nadie sabía cómo proceder, nos quería hacer firmar mentiras que él mismo inventaba y con amenazas quiso detener a mi esposo» dijo Evangelina Luque -madre de la niña- en sus redes sociales.

La familia radicó una denuncia contra el jefe Argañaraz por violencia institucional y abuso de autoridad, interviniendo la fiscal Jesica Lucas, quien inmediatamente tomó medidas para resguardar a la menor y avanzar con el caso.

Fuente: Info Baires 24