Ganó la ultraderechista Giorgia Meloni en Italia y sacude a la Unión Europea

Arrasó en el Congreso y su sector, de extremo, podría encabezar el Ejecutivo por primera vez desde Mussolini.

La ultraderecha ganó las elecciones italianas. Las urnas, con una abstención récord, abren también la puerta a que la derecha más dura, la de Giorgia Meloni, llegue a Palazzo Chigi por primera vez en la historia, cerrando para siempre una era, la que la República inauguró sobre el pilar del antifascismo con las cenizas de la Segunda Guerra Mundial aún humeantes.

«Los italianos han mandado un mensaje claro, quieren un Gobierno de centro derecha guiado por Hermanos de Italia. Es una noche de orgullo, de reivindicación, de lágrimas, de sueños y recuerdos, que dedicar a los que ya no están y merecían haberlo visto. Pero éste es sólo el punto de partida, no de llegada. Italia nos ha elegido y no la traicionaremos. Si gobernamos, lo haremos para todos, con el objetivo de unirnos de nuevo», dijo a las 3 de la mañana la gran vencedora.

El recuento, en línea todas las encuestas de las últimas semanas, certifica a una victoria aplastante de la autoproclamada coalición de centro derecha (Hermanos de Italia, Liga, Forza Italia) con en torno al 44% de los votos. La coalición del centro izquierda, que une al Partido Democrático de Enrico Letta con los ecologistas y la escisión liderada por Luigi di Maio, lograría un 26% y el Movimiento Cinco Estrellas, que optó por concurrir en solitario, el 15%. El Terzo Polo, la opción centrista del ex primer ministro Matteo Renzi y Carlo Calenda iría a continuación con cerca del 8% de los votos.

El porcentaje, sin embargo, es engañoso. Sobre esa base la unión de la izquierda, el centro izquierda y el centro estaría por encima, pero el sistema italiano es mixto, parte mayoritario y parte proporcional, y las estimaciones de los expertos indican que con esas horquillas la derecha obtendría cómodamente la mayoría absoluta. La horquilla de la RAI da entre 232 y 252 diputados en la Cámara sobre 400.

Pero incluso si fuera así, no hay nada firme tampoco. En las próximas semanas los partidos deben negociar para escoger la presidencia del Senado y de la Cámara de Diputados, y después el presidente Sergio Mattarella hará una consulta con todas las fuerzas y designará a la persona que tenga más posibilidades para que intente formar un Ejecutivo. 

Podría y debería ser Meloni, que se convertiría en la primera mujer al frente del Ejecutivo y además la primera ministra más a la derecha del país desde Mussolini, pero aunque raro y casi impensable, no es imposible que sea otra cosa. 

Para conocer los resultados definitivos habrá que esperar hasta el martes o el miércoles, con el recuento de los votos del exterior. Y para el desenlace palaciego, al menos hasta finales de octubre o principios de noviembre.

Fuente: El mundo