Estados Unidos: funcionarios electorales confirman que no hubo fraude

Aseguran que la elección que ganó Joe Biden «fue la más segura en la historia de Estados Unidos».

Tras las denuncias de fraude realizadas por Donald Trump, funcionarios electorales federales y estatales de Estados Unidos negaron este jueves que exista evidencia de pérdida o cambio de votos. También descartaron la posibilidad de que se hayan alterado los sistemas de votación en las elecciones que le otorgaron un contundente triunfo al demócrata Joe Biden.

En contraposición con el planteo de irregularidades que sostiene el líder republicano, los funcionarios electorales manifestaron a través de un documento que «la elección del 3 de noviembre fue la más segura en la historia de Estados Unidos«.

En ese sentido, señalaron que «no hay evidencia de que algún sistema de votación haya eliminado o perdido votos, haya cambiado votos o haya sido alterado de alguna manera».

Mientras tanto, el mandatario saliente sostiene que ganó la elección con »71 millones de votos legales» y asegura que a los observadores de su partido no les permitieron ingresar a las salas de recuento de votos. «Sucedieron cosas malas que nuestros observadores no pudieron ver. Nunca ocurrió antes. Millones de boletas por correo se enviaron a personas que nunca las pidieron», publicó Trump en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el presidente electo, Joe Biden, expresó este martes que la negativa de Donald Trump de autorizar el inicio del proceso de transición oficial «no cambia de ninguna manera la dinámica de lo que podemos hacer». En Delaware, Biden dijo que “ya hemos comenzado la transición, estamos bien encaminados» y fue categórico cuando se lo consultó sobre la postura del mandatario republicano: «Sinceramente, creo que es una vergüenza«.

Biden logró, el sábado pasado, superar la cifra de 270 votos del colegio electoral necesarios para llegar a la Casa Blanca. Esa noche habló como presidente electo junto a su compañera de fórmula, Kamala Harris. No obstante, Trump insiste en que hubo fraude y que ganó por «amplia mayoría». Con esa creencia -sin pruebas contundentes- el mandatario no admite la derrota y dilata la transición rumbo al 20 de enero, fecha del recambio de autoridades.

Fuente: Página 12