El ejercicio previene y reduce las dificultades respiratorias.

El ejercicio previene y reduce las dificultades respiratorias que afectan a pacientes con COVID-19.

El ejercicio puede prevenir o al menos reducir la gravedad del síndrome de dificultad respiratoria aguda que afecta a buena parte de los pacientes que padecen COVID-19. Así lo afirma un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia, Estados Unidos, y publicado en la revista Redox Biology.

 “Es cierto que los dos pilares de la salud en general son una alimentación sana y una actividad física adecuada. Pero además, está demostrado que la actividad física regular mejora la inmunidad”, destaca el Dr. Lluis Serra, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, portavoz del comité científico que asesora al Gobierno de Islas Canarias.

“Mantenerse activo –prosigue- resultaría ser, por lo tanto, una de las claves para protegerse de algunos de los factores que aumentan el riesgo de hospitalización y mortalidad en pacientes que son portadores de COVID-19”.

El Dr. Serra es fundador de la International Foundation of Mediterranean Diet e impulsor de la Dieta Mediterránea, la cual fue reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. “La mala alimentación y el sedentarismo son enemigos de la salud pública, y también lo son para el estado inmunitario de las personas”, destaca.

“La obesidad resulta uno de los factores de riesgo más importantes a la hora de enfrentarse al coronavirus, como se observó en un pequeño estudio realizado en un hospital de Lille, Francia, que concluyó que más del 50% de los pacientes que requirieron respiradores fueron obesos o lo eran al momento de ser internados”, destaca Serra.

“Haciendo una dieta variada, rica en vitaminas y minerales, con un adecuado equilibrio entre los distintos grupos alimentarios y evitando aquellos que sabemos que perjudican más nuestra salud, favorecemos la inmunidad. Esto, junto a un ejercicio físico regular -al menos dos o tres veces por semana- previene el riesgo de infecciones”, concluye el especialista.

Fuente: TeldeActualidad