Dramático. La pobreza alcanza al 40,9% de los argentinos y afecta a 18,5 millones de personas

Son datos del INDEC del primer semestre. Entre abril y junio, por la pandemia, alcanzó un pico de 47,2%. El panorama es aún peor entre los niños menores de 14 años: el 56,3% vive en hogares pobres. 

Una situación dramática y desesperante. La pobreza afecta al 40,9% de la población argentina, según datos registrados al primer semestre del año, lo que representó un aumento del 5,5% en comparación con igual período de 2019, informó esta tarde el INDEC.

 De este modo, si se efectúa una proyección a nivel nacional, alrededor de 18.500.000 habitantes se encuentran en situación de pobreza.

Según el informe con cifras relevadas hasta junio, el porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza alcanzó el 30,4%; de los cuales el 8,1% se encuentra en indigencia, equivalente al 10,5% de las personas.

El organismo indicó que para el universo de los 31 aglomerados urbanos, por debajo de la línea de pobreza se encuentran 2.849.755 hogares que incluyen a 11.680.575 personas y, dentro de ese conjunto, 754.155 hogares se encuentran en indigencia y 2.995.878 en esa situación.

En base a la Encuesta permanente de hogares del INDEC, los especialistas concluyeron que por culpa de la pandemia y la cuarentena, el problema se agravó a partir de la cuarentena. Así, en el segundo trimestre de este año la tasa de pobreza alcanzó un pico del 47,2%, afectando a a 21,4 millones de personas.

Un año atrás – primera mitad de 2019-, para una comparación homogénea, la pobreza fue del 35,4%. Esto significa un incremento de 5,5 puntos. Son 2,5 millones de pobres más.

Tanto o más impactante aún es el aumento de la pobreza infantil. Un año atrás habia sido poco más de la mitad, del 52,6%. Y trepó al 56,3.. Asi, se desprende que sobre 9.500.000 chicos de menos de 14 años, un año atrás ya 5 millones vivían en hogares pobres. Ahora suman 5,4 millones.

Las cifras oficiales toman en cuenta las ayudas del Estado, como el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), bonos, tarjeta alimentaria y otros subsidios pagados durante el semestre.

Para calcular la indigencia y pobreza, la medición oficial compara los ingresos de la población con los valores de la canasta básica ( pobreza) y la canasta alimentaria (indigencia). A junio, una familia tipo (matrimonio con dos hijos menores) necesitó más de $ 43.810,70 para no caer en la pobreza y más de $ 18.029,10 para no ser indigente.

FUENTE: CLARÍN