Dieron detalles del aborto de una joven con seis meses de embarazo

La secretaria de la Niñez de Salvador Mazza, Claudia Subelza, se expresó respecto al caso de la joven a la que se le practicó un aborto cuando llevaba seis meses de gestación. Explicó cómo se sucedieron los hechos del caso que fue alertado por un pariente de la joven.

Claudia Subelza, a cargo de la Dirección de la Niñez de Salvador Mazza, en Salta, comentó que «estamos ante un hecho aberrante e indignante al extremo. En un hospital de la localidad salteña de Tartagal una médica, con consentimiento expreso del director del hospital, practicó un aborto a una bebé sana y viable de casi 6 meses de gestación para luego matarla por asfixia, siendo encontrada luego en la basura por una enfermera». El hecho derivó en una denuncia y la posterior detención de la médica. 

De acuerdo al relato de la legisladora provincia Cristina Fiore, la joven se habría arrepentido de su decisión luego de comenzado el proceso. «Una joven que en un primer momento acude al hospital referido a realizarse un aborto es ‘asistida’ por una médica que le entrega y prescribe 16 pastillas de misoprostol para que se le ‘produzca el aborto‘», explica y sigue: «Su familia al enterarse, efectúa un pedido de intervención ante la Dirección de la Niñez de Salvador Mazza -donde se encuentra domiciliada la joven embarazada-, quien luego de que el Director del Hospital de Tartagal le informara de mala manera que el procedimiento ‘está avalado por la Ley de IVE’, solicita la urgente intervención de la Secretaria de la Niñez de Tartagal, que a su vez, se contacta con el Juzgado de Incapaces y las fiscalías de: Atentado con las Personas y Violencia de Género, sin que ninguno de los funcionarios Judiciales actuantes entablen contacto directo con la joven a fin de constatar su real situación». 

Asimismo, Fiore aclaró: «Luego de hablar con su padre de crianza, la joven madre desiste del aborto y le comunica esto a la doctora de manera inequívoca, sin perjuicio de lo cual es trasladada al quirófano, momento en el cual llega su tía a quien le manifiesta lo mismo, es decir su deseo de continuar con el embarazo. El equipo de la médica que la llevaba, le aseguró que todo estaría bien y que luego de una reunión con la psicóloga y la médica, le darían de alta, llevando adelante la práctica». 

Cómo se sucedieron los hechos

La denuncia fue realizada por Cristian González, efectivo de la policía federal y tío de la joven a quién le practicaron el aborto. Según él mismo relató a El tribuno, su sobrina «es una chica que ha sufrido mucho en la vida porque de chiquita fue abandonada por la madre, ella y su hermanita. Se crió con varios tíos, pero finalmente vino a vivir con nosotros, en el seno de nuestra familia. Ella es mamá de una nenita de 2 años y cuando vino a nuestra casa le dije que tenía que cuidarse, estudiar para ser alguien en la vida. Me dijo si pa, quedate tranquilo».

González declaró que hace unos días se enteró del embarazo de su sobrina y ella se lo negó. «Le dije que comprara un test de embarazo. Ella me respondió ‘bueno, pero antes tengo que ir a Tartagal a ver un tema de un trabajo’. Horas más tarde me llama un médico del hospital Perón, me dijo que era el Dr. Vidal. Me contó que mi sobrina había ido a verlo para que le haga un aborto porque ella estaba en situación de calle, no tenía para comer, y le hizo toda una historia al médico, que por supuesto era falsa. El Dr. Vidal habló conmigo y me dijo claramente: te anticipo que yo no le voy a hacer ningún aborto porque la chica está de casi 6 meses de embarazo. Pero acá en el hospital hay médicos que no son objetores de conciencia como yo. Hablá con la chica y contenela, no permitas ese aborto porque también es un riesgo para ella», detalla González.

Subelza, responsable de de la Dirección de la Niñez de Salvador Mazza, declaró: «Cuando el papá de esta chica me llamó para contarme lo que iba a suceder lo llamé al gerente del hospital de Tartagal, Santiago Payo, y le pedí por favor que retrasen ese aborto porque queríamos hablar bien con la jovencita, que el padre de la chica se quería hacer cargo del bebé por nacer. Pero él me respondió que ya estaba decidido y que la ley los facultaba. Traté de explicarle que la chica tenía muchas más que las 14 semanas de embarazo, a lo que me respondió: ‘Eso era antes, ahora la ley se reformó’. No puedo creer lo que pasó, yo tengo un hijo que nació con 6 meses de gestación y como mujer, como ser humano me duele en el alma no haber podido evitar este crimen», explicó. 

Ella fue quien formalizó la denuncia, «porque más allá de que existe una legislación que permite la interrupción voluntaria del embarazo es incalificable que se haya hecho con una mujer con tantas semanas de gestación, poniendo inclusive en riesgo la vida de ella, tal como lo dijo el médico que se negó a hacerle el aborto por ser objetor de conciencia. Necesitamos que esta situación se aclare, que se cite a los responsables, porque lo que ha sucedido es terrible». 

«Como todo aborto el procedimiento seguramente fue cruento, la bebe nació con vida, se tomaron sus huellas plantares y después su madre ya no la escucho, la tía que la acompaño interpuso luego de lo vivido una denuncia penal, esperando que se haga justicia y nunca más vuelva a repetirse un hecho similar», detalló la diputada salteña Cristina Fiore. 

Fuente: MDZ