“Cobarde”, “terrorismo” y “crimen de guerra”: el repudio de la comunidad internacional al ataque ruso al hospital infantil en Kiev

Nuestras redes

Noticias recientes

Tras la ofensiva de Moscú que hoy dejó más de treinta muertos en varias ciudades y destruyó un centro médico pediátrico en la capital ucraniana, líderes de todo el mundo condenaron la agresión a civiles y ofrecieron su apoyo

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, criticó este lunes que Rusia siga atacando “despiadadamente” a los civiles ucranianos, tras la ofensiva de Moscú que hoy dejó más de treinta muertos en varias ciudades y destruyó un hospital infantil en Kiev.

“Rusia sigue fijando como objetivo despiadadamente a los civiles ucranianos. Los ataques aéreos de hoy han matado o herido a docenas, y destruido el mayor hospital infantil de Kiev, Okhmatdyt”, escribió el político español en su perfil de la red social X.

Añadió que Ucrania necesita defensa aérea “ahora”, y recalcó que “todos los responsables de los crímenes de guerra rusos tendrán que rendir cuentas”.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, calificó como “particularmente chocantes” los mortíferos ataques rusos, según informó su portavoz, Stephane Dujarric.

El ministro italiano de Asuntos Exteriores y vicepresidente del Gobierno, Antonio Tajani, también condenó el ataque ruso contra Kiev: “Estoy impresionado por las imágenes de los bombardeos en Kiev, con los que también se ha alcanzado un hospital pediátrico. Crímenes de guerra que deben ser condenados por toda la comunidad internacional”.

“El Gobierno continuará defendiendo la soberanía de Ucrania y su pueblo”, añadió Tajani.

Mujeres sostienen a niños pacientes del Hospital Infantil Ohmatdyt que fue dañado durante los ataques con misiles rusos, en medio del ataque de Rusia contra Ucrania, en Kiev, Ucrania, el 8 de julio de 2024 (REUTERS/Gleb Garanich)Mujeres sostienen a niños pacientes del Hospital Infantil Ohmatdyt que fue dañado durante los ataques con misiles rusos, en medio del ataque de Rusia contra Ucrania, en Kiev, Ucrania, el 8 de julio de 2024 (REUTERS/Gleb Garanich)

El canciller alemán Olaf Scholz manifestó este lunes el apoyo sin fisuras de su país a Ucrania: “Alemania está inquebrantablemente del lado de los ucranianos. Especialmente en estos tiempos difíciles”.

Scholz escribía este mensaje en reacción a la comunicación que hacía en esa red social su ministro de Sanidad, Karl Lauterbach, quien dijo que, tras hablar con su homólogo ucraniano, Viktor Liashko, Alemania se disponía a acoger a los niños enfermos ucranianos que lo necesiten.

“El próximo vuelo de rescate despegará el miércoles”, indicó Lauterbach. “Vladímir Putin ha vuelto a demostrar que es un criminal de guerra al atentar contra un hospital infantil”.

El nuevo ministro neerlandés de Defensa, el liberal Ruben Brekelmans, calificó de “cobarde” el ataque. Advirtió de que “el terrorismo ruso no tiene límites: ahora un cobarde ataque a un hospital infantil”, en una reacción que llega al día siguientes de su primer viaje oficial a Kiev, junto a su colega de Exteriores, Caspar Veldkamp, tras tomar posesión de su cargo.

“Ahora que acabo de regresar de Kiev, esto es aún más doloroso de ver. Fortalece mi motivación para entregar rápidamente las piezas del (sistema de defensa aérea) Patriot y los (aviones de combate) F-16. ¡Y para seguir trabajando más en la defensa antiaérea con los socios!”, señaló el ministro neerlandés de Defensa, que confirmó que Países Bajos mantendrá las entregas de ayuda militar a Ucrania, incluidos los cazas F-16 prometidos por el anterior gabinete de Mark Rutte.

Un ataque masivo ruso con misiles ha provocado este lunes al menos 32 muertos en la capital ucraniana y en las ciudades de Dnipró y Krivi Rig (REUTERS/Oleksandr Ratushniak)Un ataque masivo ruso con misiles ha provocado este lunes al menos 32 muertos en la capital ucraniana y en las ciudades de Dnipró y Krivi Rig (REUTERS/Oleksandr Ratushniak)

“Imágenes impactantes del impacto de misiles rusos en el Hospital Okhmatdyt, el mayor hospital infantil de Ucrania. Es un recordatorio de por qué debemos apoyar a Ucrania y por qué los criminales de guerra rusos deben rendir cuentas”, escribió en X la primera ministra estoniaKaja Kallas, que se convertirá en la Alta Representante de la Comisión Europea (CE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

El presidente lituano, Gitanas Nauseda, dijo también a través de X que “no hay límite que los terroristas rusos no cruzarían. Para mí, está clarísimo lo que tenemos que hacer: aumentar nuestro apoyo a Ucrania y hacer que Rusia comprenda que su futuro en la Alianza es irreversible”.

Su homólogo letón, Edgars Rinkēvičs, que encabezará la delegación de su país en la cumbre de Washington, calificó el ataque de “horrible y cobarde”.

“En la próxima cumbre de la OTAN en Washington debemos comprometernos a brindar más apoyo militar a Ucrania. Deben levantarse todas las restricciones impuestas a Ucrania para usar armas contra objetivos militares legítimos”, agregó.

La primera ministra letona, Evika Siliņa, también condenó el ataque y habló de una “táctica malvada y cobarde para intimidar al mundo democrático antes de la cumbre de la OTAN” y reiteró que “Letonia está del lado de Ucrania”.

La ministra belga de Exteriores, Hadja Lahbib, dijo en la misma red social que está “profundamente impactada por el masivo ataque de misiles ruso contra Ucrania, incluido un ataque contra un hospital infantil en Kiev”.

Un socorrista reacciona en el Hospital Infantil Okhmatdyt después de que fuera dañado durante los ataques con misiles rusos (REUTERS/Thomas Peter)Un socorrista reacciona en el Hospital Infantil Okhmatdyt después de que fuera dañado durante los ataques con misiles rusos (REUTERS/Thomas Peter)

“Más que nunca, apoyamos a Ucrania. Reafirmaremos este mensaje con nuestros aliados en Washington”, agregó en el mensaje, en referencia a la cumbre de la OTAN que se celebra a partir del martes en la capital estadounidense.

Un ataque masivo ruso con misiles ha provocado este lunes al menos 32 muertos en la capital ucraniana y en las ciudades de Dnipró y Krivi Rig, de donde es natural el presidente ucraniano, Volodímir Zelensky.

El ataque se produce justo antes de la cumbre de la OTAN, que este año tendrá lugar en Washington y volverá a centrarse en la manera en que los países miembros pueden seguir ayudando militarmente a Ucrania.

Un hospital infantil situado en el distrito de Shevchenko del centro de Kiev sufrió el impacto de un misil ruso que destruyó uno de los edificios de la infraestructura y provocó daños en otras alas del centro médico.

Dos adultos que trabajaban en el hospital murieron en el ataque, en el que resultaron heridas siete personas, entre ellos varios niños.

Centenares de residentes en la capital ucraniana se han desplazado a lo largo de la jornada al hospital para participar en las labores de desescombro y ayudar a las víctimas con agua, comida o medicamentos. Los pacientes tuvieron que ser trasladados a otros centros.