Ciclista casi pierde la vida por la imprudencia de un motociclista

Fue empujada y abandonada por el conductor de una moto en Vaqueros

Entre los cambios de hábitos que acarreó la pandemia de coronavirus, el uso de la bicicleta se posiciona como uno de los más relevantes a la hora de transportarse, pero especialmente cuando la gente decide volcarse a las actividades físicas. Se trata de una decisión positiva que ayuda al ambiente, al tránsito y a la salud. Sin embargo, los problemas afloran con la imprudencia de los conductores. 
Hay dos conductas sumamente riesgosas que lamentablemente ya se están cobrando vidas en las rutas salteñas. 

Miriam Pottinger se dedica al ciclismo en Salta  hace más de 10 años,ayer, como todos los días, salió a entrenar junto a un grupo de compañeros. El trayecto elegido fue camino a Campo Alegre donde “regresando por el puente Wierna, íbamos a un ritmo tranquilo, subiendo escucho que venía atrás un camión y de repente sentí sobre mi espalda: primero un insulto y después un chico me empujó”, dijo la víctima en el programa radial Central Policial, que se emite de lunes a viernes de 13 a 14 por CNN Salta (FM 94.7).

La deportista sostuvo: “Me empuja y vuelo junto a mi bicicleta, una bici de ruta, y caigo sobre el asfalto y mi cabeza reventó contra el pavimento. Con la gracia de Dios que el vehículo, un camión que al parecer venía cargado porque iba lento, me vio y me salvé de milagro de lo contrario no estaría contando esto, hubiera sido mucho peor. No es la primera vez que pasa, siguen sin respetar al ciclista”.

Miriam aseguró que el motociclista iba junto a otra persona, “creo que era una mujer, ambos de contextura robusta con cascos negros. No entiendo cómo puede existir una persona que haga este tipo de cosas, sabiendo las consecuencias que puede arrojar”. Por sus propios medios se trasladó al hospital San Bernardo, el ataque ocurrió cerca de las 17 de ayer y “estuve volviendo a mi casa a las 01:30 de la madrugada”.

“En Salta no tenemos un lugar, circuitos, designados para poder entrenar. Algunos mencionan el Parque del Bicentenario pero es un lugar donde concurren muchas familias. Nosotros a veces alcanzamos los 50 kilómetros por hora y no podríamos andar a esa velocidad en un circuito como el del Bicentenario, respetamos al ser humano”, expuso.