Algunos docentes de la UNSA gastaron más de $100 mil para dar clases desde sus hogares

Durante la pandemia algunos docentes de la Universidad Nacional de Salta gastaron más de 100 mil pesos para poder dar clases desde sus hogares y solicitan que la casa de estudios reconozca y reintegre esos gastos.

«Desde el 16 de marzo, en la Universidad Nacional de Salta, venimos garantizando el dictado de clases y demás actividades académicas relacionadas con la gestión. La situación generada por el COVID-19 fue inesperada y nos encontró sin una infraestructura para adecuarnos a la misma. Así, desde ese momento debimos transformar el hogar en el lugar donde desarrollar nuestras tareas habituales. Entre lo que debimos procurar (sea comprando, mejorando o reparando) tenemos: conectividad, dispositivos, mobiliario, instalaciones, elementos de seguridad», dice la nota enviada este lunes al al rector Víctor Hugo Claros.

El gremio ADIUNSa reclamó que la universidad cumpla el artículo 20 del Convenio Colectivo de trabajo, donde ordena que son las instituciones las que deben proveer los recursos para el cumplimiento de las tareas.

En base a una consulta de 138 docentes de la UNSa, se supo que un 97,8 por ciento tuvo gastos para adecuarse al dictado de clases y otras actividades.

«Entendemos que debe realizarse el reconocimiento de gastos, cubriendo lo que se gastó de manera no regular, y disponiendo un monto mensual, para cubrir retroactivamente lo gastado mensualmente, y que debería durar lo mismo que el trabajo desde los hogares», exigió el gremio al rector y aclaró que muchos docentes gastaron menos y sin adquirir los elementos necesarios para trabajar por no tener el dinero o crédito necesario para ello.