Agustina Casasola cumplió una semana desaparecida

La menor está desaparecida desde hace una semana cuando «se la llevaron»de su casa en Aguaray.

Vilma Gómez, madre de Agustina Fabiola Casasola (17) sigue sin comprender por qué se fue.

«Confió en otros, en extraños y no en su familia. Al hombre que se la llevó le ruego que me la devuelva», dijo Vilma Gómez en diálogo telefónico con un medio local. La mujer es madre de Agustina Fabiola Casasola, la joven de 17 años buscada desde el miércoles pasado por su familia, amigos, compañeros de la escuela y fuerzas de seguridad provincial y federal.

En medio de la incertidumbre por su ausencia, se viralizó un video donde la adolescente señala una serie de cuestionamientos en contra de su madre. Todo fue negado por su familia y ahora solo esperan volver a verla.

«Es mi niña, ese tipo le lavó la cabeza y la está obligando a decir todo lo que dijo, ella no es así», apuntó la madre de Agustina. Según la señora, uno de sus hijos y una amiga, la menor nunca fue de andar sola en la calle, «es la primera vez que pasa algo así, es una niña que no está acostumbrada a tener roce con otra gente», apuntó Vilma, su madre, y a modo de mensaje lanzó: «Quiero que vuelvas, no sé qué te ha pasado, sea lo que tengas que decir yo te voy a comprender. Por favor volvé, aquí en el barrio todos esperamos volver a verte».

La mujer asegura que siempre fue de cuidar de sus cuatro hijos, tres menores de edad, dos varones de 13 y 15, Agustina de 17 recién cumplidos y la mayor de 21 que estudia en Corrientes. «Siempre le pregunté qué le pasaba y me decía que nada, le preguntaba si tenía algo que contarme, si alguien le había hecho algo y me decía que no pasaba nada. Soy una mujer que le tocó hacer de madre y padre, que siempre trabajó para que a mis hijos no les faltara nada. Desde hace muchos años soy ordenanza en la escuela Gauchos de Güemes de Aguaray, mis hijos van a esa institución y si quieren sacarse la duda pueden venir y preguntar cómo son ellos y cómo es su madre con sus hijos», dijo Vilma.

Los medios de comunicación norteños expusieron que la menor asegura que nadie la obligó a dejar su casa, que se fue por voluntad propia porque su mamá la maltrataba. «No me busquen más, estoy bien me fui por voluntad propia», asegura la adolescente. Sin embargo, esos dichos fueron rotundamente negados no solo por la madre de Agustina sino por su familia. «Ella no es de hablar de esa forma y ponerse así, en esa postura, yo la conozco bien y no es así mi hermana. Se notó que alguien le dijo lo que debía decir o hasta que estaba leyendo», sostuvo uno de sus hermanos.

«Ella está en quinto año y es muy buena alumna, tiene que volver y seguir con sus estudios. La hice hacer inglés hasta cuarto año, por favor le pido que vuelva. Toda la vida trabajé, hago de todo para vender en cuanto a comida, criamos animales, tenemos una casa humilde pero no nos falta nada. No le hará falta nada, a veces puede faltar cariño y sí, yo la entiendo… ella siempre me abraza, se mete en la cama y se duerme conmigo, a veces pelea con sus hermanos para correrlos porque no podemos dormir todos en la cama», contó Vilma.

Vilma se muestra angustiada y a la vez no sabe por qué Agustina confió en otras personas y no en ellos, su familia. Al ser consultada por lo que siente, apuntó: «Dolor, tristeza e impotencia porque siento que ese tipo la quiere poner en contra mía, sabe que soy su madre, su sostén y ella siempre me escucha, al igual que los otros. Ese tipo que se la llevó fue quien llamó a un periodista de aquí, parece que se conocen, mi hija no tiene ningún problema familiar y tampoco está embarazada porque es una niña», expresó.

Fuente: El tribuno