A partir del miércoles, los comercios volverán a abrir y deberán cumplir con la capacidad máxima

Los locales de gastronomía podrán atender solo en espacios abiertos y ventilados y en veredas, de acuerdo con la terminación de DNI. El domingo, todos los negocios estarán cerrados para limitar la circulación de personas.

Desde el miércoles, los comercios volverán a abrir hasta las 20 y deberán cumplir con la capacidad máxima permitida, garantizando 16 metros cuadrados por persona.

El ingreso será permitido de acuerdo con la terminación del DNI: lunes, miércoles y viernes, números pares: martes, jueves y sábado, impares. Tendrán prioridad de atención embarazadas, personas con discapacidad o movilidad reducida, adultos mayores y personas con niños en brazos.

Los locales gastronómicos podrán atender hasta la medianoche solo en espacios abiertos y ventilados y en veredas, de acuerdo con la finalización del DNI o para grupo familiar primario conviviente. No estará permitida la permanencia de personas dentro de lugares cerrados.

El domingo 20 de septiembre estarán cerrados locales de gastronomía, centros comerciales, supermercados y comercios en general, como venía siendo las últimas semanas, para limitar la circulación de personas. Quedan exceptuados los comercios de cercanía y las actividades y servicios esenciales.

Estas medidas aplican para los departamentos Capital, General Güemes, La Caldera, Cerrillos, Chicoana, Rosario de Lerma y La Viña.

Estos anuncios, entre otros, dio a conocer esta mañana el ministro de Gobierno, Derechos Humanos, Trabajo y Justicia, Ricardo Villada, quien brindó una conferencia de prensa junto al ministro de Salud Pública, Juan José Esteban y al director del Comité Operativo de Emergencias (COE), Francisco Aguilar.

«En esta etapa de mitigación de la llegada de la pandemia es necesario un fuerte consenso social para adpotar las medidasque necesitamos», graficó el funcionario.

Villada pidió a la población sostener la distancia de dos metros entre las personas, el uso adecuado del tapabocas y el lavado de manos.

FUENTE: El Tribuno